Gallos de pelea, una actividad colonial perseguida injustamente

FUENTE: GRAN VALPARAISO

20 / OCTUBRE / 2009

Por : Gonzalo Castro

Me creo una persona de mundo, he estudiado, he viajado y he conocido, me falta mucho por conocer y aprender, eso no lo voy a negar, pero les quiero hablar de una actividad que está arraigada en el mundo desde milenios hacia atrás, y que en Chile tiene una historia de identidad que pocos conocen.

En esta identidad podemos hablar de una actividad que en Chile, data de la llegada de los primeros conquistadores españoles atraídos por la sed de conquista. Dentro de esos militares y mercenarios que vinieron desde el viejo continente llegaron las primeras aves finas, “el combatiente español”, como se le llamaba, fue así como llego “el gallo de pelea”.

Durante más de los 200 años de vida en nuestro querido país se han llevado a cabo estas apasionadas riñas heredadas por los colonos españoles.  En tierras ibéricas los gallos de peleas fueron introducidos por lo fenicios y cartagineses hace más de 3.000 años, se puede hablar de una raza de gallos mediterránea, descendientes de las originales especies asiáticas en donde la historia de las riñas es más antigua aún.

Dentro de los primeros ejemplares de combatientes españoles, traídos por personas de origen humilde que probaban suerte a base de riñas, podemos encontrar los castellanos o los colorados, y luego de mezclas de diversos tipos y según las condiciones de crianza podemos encontrar que cada país tiene su especie de gallo propio, dominicanos, cubanos, peruanos, colombianos brasileños y porqué no chilenos también.

He estado en el sur de Chile, donde estas aves finas se mezclan con aves de genética más fuerte denominados mapuchones, de donde sale el gallo chileno, que mezcla lo que desean los galleros, que el gallo sea de buenas patas, rápido y tenga una resistencia única y excepcional.

Dentro de mis viajes viví en España y nunca fui a una plaza de toros pese a vivir en ciudades con contaban con dichos coliseos. Lo encuentro de una crueldad extrema y es por eso que no asistí nunca a este tipo de espectáculos.
La primera vez que pude presenciar una pelea de gallos fue en Sevilla, en la calle, un grupo de gitanos formó un rondo y comenzaron las apuestas, los gallos venían con sus cachos limados sin ningún accesorio. La segunda vez fue en República Dominicana, en Samaná, una localidad al norte, un gallo blanco precioso ganó cerca del minuto a su contendor.

Al volver a Chile conocí un grupo de amigos, al principio no me interesó el tema, luego poco a poco fui conociendo la pasión y la cultura de los galleros. Desde pequeños los pollitos son cuidados como un pura sangre, porque eso es lo que son. Cuidados selectos, durante la poca de pollitos son cuidados con esmero por la gallina, luego pasan a vagar por todo el terreno hasta que el instinto les indica que no deben tolerar otro gallo cerca de ellos, en ese momento deben ser aislados y apartados del resto y comienza la preparación, un proceso largo o corto dependiendo de las habilidades inherentes de la línea genética del gallo.

Predomina la herencia, las cualidades heredadas tanto del padre como de la madre, si un padre ha sido campeón se le trata de sacar provecho a esa genética combinando la línea con las mejores gallinas del corral. Se les alimenta con lo mejor, se les cuida su espacio, se les mantiene limpios y libre de enfermedades gracias a vitaminas y preparados. Se dedica mucho tiempo a la actividad antes de ir a una pelea.

He visto llorar a un gallero, he visto saltar de alegría a un ruedo entero, así como he visto morir algunos gallos causa de la certeza del contendor, pero nunca he visto que un gallo herido no haya dado batalla hasta incluso perder la vida, es su instinto, lo traen en su sangre, es una diferencia concreta. A un perro se le debe enseñar a pelear a un gallo no, al gallo se le enseña técnica, resistencia y táctica que combinado con su instinto lo hacen un peleador un luchador por instinto.

Luego de su vida de peleas el gallo pasa a ser netamente reproductor, es decir, lleva una vida plena hasta que cumple su ciclo normal.     La gente que encasilla de sangrientas estas peleas les debo indicar que no lo son, se ve sangre, sí, eso no lo voy a negar, pero no es la carnicería que indican los medios de comunicación, es pasión, entrega y destreza 100%.

A los medios de comunicación alarmistas debo indicar que deben conocer primero antes de encasillar y enjuiciar. Esta actividad es milenaria, y en Chile es TRADICION, no me gusta denominarlo cultura. A estos medios, debo decir, que las peleas se llevan a cabo con espuelas plásticas, no de metal ni de fibra, estas son PLASTICAS, estas espuelas, son menos dañinas que el cacho limpio de los gallos, es por esto que se usan estas espuelas. En Chile, a diferencia de lo que se ha dicho en algunos medios, está prohibido, repito, prohibido realizar peleas con navajas, espolones de plata o similares. El reglamento es claro y se aplica en todo el país.

En algunos países centroamericanos e incluso en nuestro hermano país Perú, son de atractivo turístico estas peleas y cuentan con todo el apoyo gubernamental debido a que es tradición, está arraigado en el diario vivir, hay gente que vive de esto y no son pocos. También hay de esos en Chile, dueños de galpones y galleros que pueden vivir de esto y dar sustento a sus familias, existe tradición de familia de galleros, Cerón, Farfán, Jara, Ampuero, en fin nombres que se me vienen a la mente.

Es por esto que apelo a los medios de comunicación a que den a conocer esta actividad, que se lleva a cabo prácticamente en los 5 continentes y la gente se dará cuenta que es un estilo de vida y no es sinónimo de delincuencia ni ilegalidad como han querido dar a entender algunos medios de comunicación y programas de televisión.

Si alguien lee esto, acepto todo tipo de comentarios, se que algunas personas van a tildarme de sanguinario por gustarme esta actividad llena de pasión e identidad, pero seguiremos haciendo lo que nos gusta, seguiremos asistiendo con nuestras aves, seguiremos gritando con más pasión cuando nuestro Alazán, Gallino, Giro, Colorado, Trifino, Dominicano, Castellano, Pinto, Bandera o Cenizo, gane la pelea para la que fue preparado.

~ by politicaesaccion on October 20, 2009.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: