En defensa de las tradicionales jugadas de gallos

FUENTE: EL NUEVO DIARIO NICARAGUA

5 / NOVIEMBRE / 2009

Imagen

Uriel Rodríguez

El día veintinueve de octubre recién pasado se celebró un Foro consulta, promovido por la Comisión de Medioambiente de la Asamblea Nacional, donde se discutió acerca del proyecto de ley de protección y bienestar a los animales.

Este proyecto de ley se enuncia como un proyecto fundamentado en los postulados de la corriente de bienestar animal, el cual propone que los humanos debemos dar a los animales garantías de bienestar basadas en una relación donde el ser supremo del planeta es la especie humana, aunque en su contenido refleja que no pretende normar nuestra relación con los animales, sino criminalizar a todos los nicaragüenses que a diario interactuamos con nuestras mascotas y demás animales domésticos.

El artículo 6 inc. 5 de este proyecto de ley dice: “Todo acto que implique la muerte innecesaria de un animal es un crimen contra la vida¨. Según nuestro Código Penal, toda persona que comete crímenes contra la vida se hace merecedor de penas que van desde diez hasta treinta años de cárcel. ¿Será que si este proyecto se aprueba, los nicaragüenses estaremos expuestos a purgar largas condenas si en un juzgado se determina que incurrimos en violación a esta ley?

Según el texto propuesto, la autoridad competente para la aplicación de esta ley debe ser el MAGFOR, dado que tiene entre sus dependencias una Dirección de Sanidad Animal, pero como en Nicaragua siempre hay personas que, contrario a lo que dice el sentido común, tratan de que las cosas se hagan como ellos quieren, por sus pistolas, y el señor uruguayo residente en Nicaragua, Enrique Rimbaud, propuso que esta ley sea administrada por el Ministerio de Gobernación a través de la Policía Nacional. ¿Habrase visto semejante disparate? Si nuestra Policía no cuenta con personal especializado y con dificultades resuelve los problemas que genera la delincuencia común, ahora quieren imponerle una carga más.

Esta ley socialmente es inviable, pues propone que a los perros se les identifique con una placa que lleve el nombre, dirección y teléfono del dueño, y el nombre de la mascota. Pregunto, ¿cuántos niños en nuestro país carecen de partida de nacimiento? ¿O será que es una ley para perros de ricos?

Dado que muchos nicaragüenses no compartimos la forma de pensar del señor Rimbaud, éste se ha dedicado a atacar en programas de radio y en artículos de opinión a Mario Tapia y a mi persona, dos nicaragüenses que no compartimos las ideas que tiene acerca del modelo de relación que debemos tener los humanos con los animales, y nos a tildado por esa razón de ácratas, impolutos, violadores en potencia, ignorantes, ordinarios, ladinos, indecorosos, falaces y heliogábalos.

MarioTapia, no necesita que yo lo defienda. Su sano comportamiento como ciudadano nicaragüense es su mejor defensa. Desde hace más de una década que le conozco, nunca lo he visto borracho, nunca he sabido que ha matado a alguien o haya sido arrestado por la comisión de algún delito. Como gallero, Mario Tapia es un caballero de los más estimados en la afición nacional e internacional.

Su trabajo profesional como reportero y periodista enaltece a su gremio y al pueblo de Nicaragua. En sus más de 30 años como periodista, ha sido galardonado por todas las organizaciones periodísticas del país, por su trabajo en pro de la defensa y promoción de las tradiciones culturales nicaragüenses, como las fiestas patronales, las fiestas de San Juan, las peleas de gallos y las corridas de toros.

La Revista GENTE DE GALLOS ha recogido en sus doce años de trabajo, la vida de personajes populares y el sentir de todos los pueblos de Nicaragua, a los que les ha dedicado setenta y cinco ediciones a igual número de municipios. Por esta razón, Mario ha ingresado a la “Academia de Geografía e Historia de Nicaragua” y el Gobierno de Nicaragua le otorgó en el año 2008 la “ORDEN DE LA INDEPENDENCIA CULTURAL RUBEN DARIO”. Su esfuerzo merece todo nuestro respeto y apoyo moral como nicaragüenses.

Mario Tapia ha publicado más de sesenta ensayos de los pequeños pueblos y ciudades de Nicaragua. Nosotros, sus amigos, y la afición gallera nicaragüense, conocemos y sabemos que muchas veces pública la Revista con grandes limitaciones económicas, pues nuestra afición nunca ha pagado un centavo por salir en la misma.

Los galleros somos gente humilde y mayoritariamente pobre. La cultura en Nicaragua es cenicienta, tiene muy poco o ningún respaldo. Los galleros no manejamos los millones que manosean y usufructúan los vividores que dicen defender los derechos de los animales.

Me molesta sobremanera que un extranjero venga a insultar a los nicaragüenses que amamos nuestras tradiciones y queremos conservarlas. ¿Quién le ha dado a este señor, que nació allende nuestras fronteras, el derecho de venir a tratar de imponer sus ideas “racistas” y discriminatorias en Nicaragua? Quién le ha dado a este señor el derecho de decir que los nicaragüenses que no pensamos como él somos “ordinarios” y ciudadanos de quinta categoría, sólo porque defendemos y conservamos nuestras tradiciones?

En su artículo “Los cuellos de botella del anteproyecto de ley de Protección Bienestar Animal”, publicado el pasado 3 de noviembre en EL NUEVO DIARIO, este señor expresó la visión que el tiene del pueblo nicaragüense, porque al atacar a Mario Tapia y a mi persona atacó a dos nicaragüenses. Y esto que en su articulo moderó un poco su vocabulario, cosa que no hace en su programa radial “Rincón Animal”. Ahí tilda a los nicaragüenses de estúpidos, y a la afición gallera nicaragüense de “criminales y violadores”. Lo que hizo Mario Tapia y mi persona fue defender a los nicaragüenses y señalar con toda valentía el repudio que nos causa dicha falta de respeto al pueblo de Nicaragua.

Por favor, señor Rimbaud, no esconda su odio hacia los humanos tras ese falso amor que dice profesar hacia los animales; sea respetuoso de los nicaragüenses, de nuestra historia, cultura y costumbres; debería ser un poco más agradecido con este país, que solo le ha dado hospitalidad y bondades.

Yo respeto su forma de pensar, pero como nicaragüense conocedor de la idiosincrasia de mi pueblo, le exijo que no venga a tratar de imponernos su forma de pensar; revise la historia de cómo salió Walker, no olvide que aquí nació Sandino; crea en lo que quiera creer, pero no nos ofenda, porque el respeto al derecho ajeno es la paz.

Respete que el nicaragüense tradicional, los domingos, después de desayunarse un sabroso nacatamal, se va a misa, después de misa se va a ver o a jugar béisbol y por la tarde sale con un gallo debajo del brazo para la gallera. No sale a jugar golf ni a surfear, porque los nicas no tenemos la cultura que tienen ustedes los dizque defensores de los animales que cobran jugosos salarios por asistir a foros dizque a defender a los animales. Los nicas somos, en una gran mayoría, campesinos que nos alegra escuchar a nuestros gallos cantar en las mañanas, una buena fiesta patronal, una buena corrida de toros y una buena jugada de gallos.

~ by politicaesaccion on November 5, 2009.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: