La tradición de los gallos de pelea

FUENTE: El Diario del Otún

EDICION DOMINICAL

Caminar por el barrio Girasol de la comuna 7 de Dosquebradas tiene algo particular. Una de sus casas llama la atención por la cantidad de gallos de pelea que se encuentran en su entrada.

A vuelo de pájaro se puede decir que habían unos 30, amarrados al piso con una cabuya en una de sus patas y a una distancia cerca de uno o dos metros, uno tras otro.

Los propietarios son dos hermanos, Héctor Hernán y Carlos Alberto Parra Jiménez, más conocidos en el mundo de las galleras como “Los tablas”, quienes heredaron este oficio de su padre.

“Nosotros llevamos en esto más de 40 años. Mi papá tenía gallos y nos criamos con ellos. A nosotros nos fascina este oficio, porque con él nos conseguimos la vida y levantamos a la familia. De eso vivimos”, afirma Héctor Hernán.

Los vecinos dicen no incomodarse por la cantidad de gallos que “Los tablas” tienen en su casa. De hecho, hay quienes afirman que les agrada escucharlos cantar en las mañanas.

En la actualidad, tienen cerca de 40 gallos y cuando hace bonito día los asolean, les cortan las plumas para que no se asfixien y los ponen bonitos para que salgan rápido de pelea. Los alimentan con cuido, harina, plátano maduro, maíz y vitamina.

Se gana y se pierde

En la vida del gallero como en cualquier otro oficio, se gana y se pierde. Cuando están de buenas y salen con buenos gallos, pueden ganar, pero cuando su adversario es más fuerte, es otro cuento, pueden perder y esto les afecta sus bolsillos, o en su efecto, la vida del gallo.

El precio de un gallo fino o gallo de pelea, como también se les conoce, varía mucho. Pueden costar entre 30 mil y 100 mil pesos, aunque hay unos que no cuestan ni un centavo y se regalan.

Los hermanos Parra Jiménez han participado en varias galleras del país. “Nosotros hemos ido a Palmira, Cali, Chinauta (Cundinamarca). Desde que hayan animales bien buenos es rico salir, porque vamos con buena representación”, asegura Carlos Alberto.

“Los tablas” salen cada 8 días a la gallera Canaway de Dosquebradas, siempre y cuando hayan riñas. “Yo me rebusco la plata haciendo de juez. Cuando hay gallos de pelea sale uno a jugarlo, a ganarse un porcentaje, que dentro de este oficio se llama “flete”.

Este oficio es muy bonito y puede ganar más de los que gana cualquier persona con empleo. En cada salida puedo ganarme 100 ó 200 mil, incluso 500 mil ¡todo depende de la suerte del día!”, concluye Héctor Hernán, mientras sonríe.

~ by politicaesaccion on July 11, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: