Los gallos y los toros

FUENTE: EL MERIDIANO DE CORDOBA

Por MIGUEL MERCADO VERGARA

Casi todos los pueblos de la América hispana heredamos de España la costumbre de las corridas de toros y las riñas de gallo. Unas y otras tienen como escenario  un redondel de tierra y arena que de tarde en tarde se tiñe de sangre porque allí, en medio de ofrendas de valor, se juega a la vida o a la muerte según el destino que corresponda al bicho.
Y así, en medio del bullicio y alboroto que suscita el espectáculo de la lidia del astado o del combate que brinda el giro con el pico y sus espuelas, un centenar de hombres y mujeres olvidan y se alejan en aquellos instantes del acoso rutinario descargando penas y liberando emociones.
Los taurófilos que han dedicado tiempo a quemarse las pestañas estudiando el fenómeno de la fiesta brava argumentan que éste es un oficio en el que los niveles del arte, conjugados con el valor, se expresan con más finura pues allí la estética, que es una exigente manifestación del comportamiento humano, se muestra con mayor esplendor no obstante la dificultad para desplegarla por la rudeza que implican aquellos momentos en que el riesgo se da la mano con la suerte.
Pero hoy, ese legado que por centurias hace parte del alma popular y que subyace en las costumbres de muchas regiones de ésta parte del mundo, lo quieren eliminar de un plumazo con el argumento de ser espectáculos crueles que tienen  represión en el catálogo de leyes sobre Protección Animal.
El debate jurídico viene planteado desde la misma España, cuna del toreo con vestido de luces y madre también de los festejos de corraleja ya que las tardes de los bravos astados que allá año tras año trepidan por las calles de San Fermín constituyen la representación autentica del viejo 20 de enero en la antigua plaza Montería Moderno y que aún se conserva vigorosa en Cereté, Ciénaga de Oro, Planeta Rica, vibrando con similar entusiasmo en Sincelejo y en muchos pueblos del litoral Caribe.
Pretender que un fallo judicial arranque del corazón de éstas comarcas unas celebraciones que simbolizan costumbres ancestrales es navegar contra la corriente porque lo que  tiene arraigo popular se convierte con el tiempo en patrimonio colectivo del que nadie puede sentirse dueño.
// <![CDATA[
var prefix = 'ma' + 'il' + 'to';
var path = 'hr' + 'ef' + '=';
var addy37771 = 'mercadovergara' + '@';
addy37771 = addy37771 + 'hotmail' + '.' + 'com';
document.write( '‘ );
document.write( addy37771 );
document.write( ” );
//\n // –>
// ]]>
mercadovergara@hotmail.com // // <![CDATA[
document.write( '’ );
// ]]>

~ by politicaesaccion on July 30, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: